lunes, 3 de enero de 2011

Escondida

En una tarde donde los aspersores dibujaban círculos concéntricos que se volvían textura con el viento

para luego difuminarse en la calma y volverse espejo de agua...

Ella veía su cielo, su amor reflejado en celeste....

Lo contemplaba quieta, pensativa, etérea, frágil... entre las flores...

...Escondida entre la urbe... a merced de su amor.

6 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Sólo hay que saber mirar con amor, como has hecho tú.

XuanRata dijo...

Hierve el agua. Infusión de emociones.

virgi dijo...

¡Vaya, qué vida entre las flores!
Besos, besos

(voy a las anteriores, creía que descansabas y mira...)

Jan Puerta dijo...

El agua suele terminar por ser una gota de rocío anclada en el pétalo de cualquier flor.
Tus imágenes de esta entrada me sugieren esto.
Un abrazo

marichuy dijo...

Lu

Querida: qué bellas fotos.

Un abrazo grande en este nuevo año

Jeanne dijo...

Hirviendo el agua de los aspersores...vaya.

Preciosas tomas, preciosa luz y magia tras la cámara.

Me quedo con ellas.

Jeanne