lunes, 13 de junio de 2011

Simplemente

Tour Eiffel - Robert Doisneau


Le baiser de l'hotel de Ville - Robert Doisneau




Ángeles en Recoleta - Lu Crosita






El domingo fui a ver Simplemente Doisneau, una muestra de lujo de un maestro de la fotografía en el Centro Cultural Recoleta. Para quien le gusta la simplesa y la observación de la vida, para quien disfruta impregnarse de París. Para quien gusta de la fotografía en blanco y negro. Para quien quiera dejarse cautivar por el romanticismo plasmado en la serie besos, y luego terminar con las manos inquietas buscando a Cortázar mientras suena un buen compilado de Barney Wilen.


Rayuela - Julio Cortázar. Capítulo 7:
Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabiera; y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano por tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.
Me miras, de cerca me miras, cada vez más cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y nuestros ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mí como una luna en el agua.

8 comentarios:

marichuy dijo...

Qué hermoso post, querida Lu.

Amo la fotografía, amo a Rober Doisneau, amo la foto en blanco y negro, amo París y amo Rayuela.

Un beso

Anónimo dijo...

En qué o quién se habrá inspirado para el cap. VII?

Anónimo dijo...

Hola Lu: Realmente, y como ya me acostumbraste; tus fotografías y escritos no dejan de asombrarme, ribeteados con tu simpleza y delicado toque tan personal Encantador!! (Andre)

Anónimo dijo...

Querida Lu:Como ya me tienes acostumbrada, tus fotografías y relato siguen sorprendiéndome , con tus personales ribetes de sensibilidad y delicadeza. Encantador!! (Andre)

seba dijo...

Tia: tu blog es un ¡¡¡booom!!!,me re encantan tus fotos!!! ☺☺☺☺☺☺


PD:Sos una geniaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! ♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥

Gilbert Fadda dijo...

Debes visitar el mito porque los mitos no suelen llegar hasta uno. Hay que buscarlos. París es tan cotidiano para mí de tantas veces como lo he pisado - lo mismo vuelvo en Julio -, de tantas veces como he paseado, de tantos cafés, macarons, pasteles, ropa, museos, exposiciones, conciertos, librerías, lluvia, luces, perfumes, hojas, teatros, cines....interminable...respiro París cada vez que veo una foto...respiro el blanco y negro de unos colores que tienes que ver algún día para dejarlos en tu cámara y en tus retinas...porque sabrás apreciar la magia que tiene esa ciudad...

Ángel dijo...

Es una selección de los grandes y una mirada excelente de París
Abrazos

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Eso sí es un domingo bien aprovechado.